Hace poco más de un año, a mi hijo, Francisco Jesús Zúñiga Aracena, se le detectó un Linfoma linfoblástico. Desde ese día su vida y la nuestra dio un giro inesperado y hace unas pocas semanas su cáncer lamentablemente pasó a leucemia. Nuestro hijo necesita con urgencia un transplante de Médula Ósea y si bien es cierto el servicio público nos da esa posibilidad, la lentitud del sistema, la incertidumbre y las probabilidades de éxito hace que la opción privada sea la más viable.
Desde que se detectó la enfermedad, Hemos sabido de grandes dolores y también pequeñas y grandes alegrías. Hemos pasado más tiempo en el hospital que en nuestro propio hogar. Hemos postergado fechas importantes como cumpleaños, años nuevos, día del niño, etc; Hemos conocido en su real dimensión las palabra Fe, fuerza, lucha y esperanza. Hemos sabido de la solidaridad de familiares y amigos, pero por sobretodo hemos descubierto que Francisco, igual que muchos niños, se ha transformado en un pequeño gran héroe, en un


PRINCIPITO VALIENTE




FRANCISCO JESÚS ZÚÑIGA ARACENA
PRINCIPITO VALIENTE,
"EL ANGELITO DE LOS NIÑOS".

Ha partido el 25 de agosto de 2012
a las 21:45 horas.

Sus restos descansan en el Parque del Sendero de Maipú

Ubicación: Sitio G1 - 49-A

¡¡¡ Vuela alto, Hijo mío. Vuela Alto,
Principito Valiente!!!





INFORMACIÓN: Haz partido y ya extraño tu risa, tu voz, tu abrazo. VUELA HIJO MÍO, VUELA y recuerda PAZ Y TRANQUILIDAD, busca la PAZ Y TRANQUILIDAD. TE AMO MÁS QUE A MI PROPIA VIDA ... ME ENCARGARÉ DE QUE TODOS CONOZCAN TU HISTORIA; TU LECCIÓN DE VIDA; TU LUCHA INCANSABLE. HASTA SIEMPRE HIJO MÍO.
ATENCIÓN

Las presentes líneas resumen lo que viví y sigo viviendo con mi hijo y además, me ha permitido entre otras cosas desahogarme

Si tú, quien sigue esta historia o has llegado acá por casualidad te encuentras muy sensible, te recomiendo no leerlas. Sí así decides hacerlo, aparte de agradecerte quiero recordarte que no es mi responsabilidad, pero aún así espero que aprendas de este ejemplo de vida.
GRACIAS

MI CORREO

lrodrigoz@hotmail.com

domingo, 25 de agosto de 2019

A siete años de tu partida.







No quiero que termine este día, sin escribirte. He leído las publicaciones anteriores, en especial las que rodeaban tu partida, he leído los comentarios y he vuelto a revivir lo que sucedió hace ya siete años. 

Sí, hoy se cumplen siete años desde que emprendiste el vuelo, desde que con la mirada nos dijimos adiós y aunque todo pareciera estar tranquilo, hay dolores ocultos que no se expresan, quizás para no preocupar el entorno. Eso mismo lo siento en tu madre y también en tu hermana. 

Hoy te fuimos a visitar, junto a tu madre, Camila, Sofía,  Juan, la Gilia y la Carola. Cuando caminaba a tu encuentro recordaba la gran cantidad de personas que ese año fue a despedirte. En un momento pasamos al lado de ese carro tipo príncipe que te trasladó hasta donde descansas hoy. 

Son muchos los recuerdos y es inevitable el dolor. Es cierto, conversamos todos los días. Eso me hace sentirte cerca, aunque te confieso que me gustaría verte. 

Hace meses atrás, en un sueño te observé. parecía todo muy real. Estabas acostado en una banca y nos abrazamos. Te cobré sentimientos por tus escasa visita, me dijiste que siempre estabas aquí y que me habías enviado un mensaje. Es curiosos ese mensaje de celular que sé que vi aluna vez, que no tenía destinatario, no lo podía encontrar. 

Desde ahí, nunca más nos vimos, pero sé que estás. Siento que estás. No tienes que recordármelo. 
Muchas personas además, nos han dado testimonio de cómo te has aparecido. Confieso, que además siento envidia, pues me gustaría verte más seguido. 

Sé que disfrutas, juegas, sonríes, haces travesuras y que no sientes dolor.  Sin embargo, te extraño y no lo puedo evitar y a pesar de estar rodeado de un amor inmenso de tu madre y tus hermanas, se siente la soledad. Falta, mi hijo. 

Ya tu hermana mayor pronto cumplirá los 18 años. me pregunto ¿Cómo serías tú en estos momentos? de seguro pasarías en el celular, quizás tendrías alguna polola 8aunque lo dudo, pero sí habría más de alguna enamorada) Sí, pasarías metido en el computador jugando en línea. Haríamos partido de fútbol en el Fifa o en el PES. Me pedirías permiso para fiesta o para salir a jugar con amigos. Tu voz ya no sería la de un niño y comerías conmigo pura chatarra. 

Te extraño, te extraño y te extraño. No me cansaré de repetirlo, aunque suene cansador. Sé que me entiendes.

Besos hijo, besos al cielo, sigue volando, sigue siendo feliz y cuidamos desde el cielo. en especial a tus hermanas. A Sofía le hablamos mucho de ti. 

Te amo, hijo. Te amo Fran. 

Juntos por siempre. 

                                            Tu papá.